Skip to Content

¿Cuándo comenzaron a desarrollarse las ISR?

Las inversiones basadas en los conceptos de las ISR son cada vez más una tendencia

No es nada nuevo que los conceptos de inversión y de ética vayan de la mano. De hecho, ya en los siglos XVI y XVII pensadores y filósofos como Martín de Azpilcueta y John Wesley defendieron la importancia de aplicar la ética y conciencia social a la hora de invertir. Y en la década de los sesenta una serie de movimientos sociales, medioambientales, de derechos cívicos y de derechos de las mujeres, pusieron el foco en la importancia de la responsabilidad social. Los inversores se hicieron eco de ello, volviendo sus ojos a las inversiones responsables.

En el año 2000 se empezó a hablar de fondos responsables, pero no fue hasta el año 2006 cuando el PNUMA (organismo de Naciones Unidas para el medio ambiente), y el Pacto Mundial de la ONU, pusieron en marcha los Principios de Inversión Responsable(PRI), que invitaban a los consumidores a incluir una nueva variable a la hora de tomar una decisión de inversión:  el compromiso medioambiental, social y de gobernanza. 

La tendencia al alza de estos fondos se hizo imparable y en Europa, en 2014, representaban el 2% del total de los fondos financieros y movían unos 100.000 millones de euros. Y las cifras siguen creciendo.  Según datos de la Alianza Mundial para la Inversión Sostenible (GSIA por sus siglas en inglés) que publica anualmente el Informe Mundial sobre la Inversión Sostenible,  esta tipo de inversión creció en un 60% entre 2012 y 2014 y, en un 25% entre 2014 y 2016. En España, en 2017, la cifra de ISR ascendió a 185.423 millones de euros.

Back to top