Skip to Content

Los ODS, una agenda para transformar el mundo

Los ODS y las repercusiones que pueden tener dentro de las ISR

Los datos de las organizaciones internacionales que luchan contra la injusticia en el mundo son demoledores. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo una de cada nueve personas sufre desnutrición y más de 2 millones de personas en el mundo viven sin acceso a agua potable. 

Ante esta situación, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, celebrada en Río de Janeiro en 2012, se estableció una hoja de ruta para establecer una postura común ante los desafíos ambientales, políticos y económicos a los que se enfrenta nuestro mundo. En 2030 el mundo debe haber conseguido cumplir 17 objetivos, los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), dirigidos a conseguir erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad, teniendo en cuenta siempre un desarrollo sostenible. 

Los ODS hoy son la guía que marca las políticas de muchos estados y empresas, poniendo el foco en ámbitos tan distintos como el cambio climático, la desigualdad económica, la innovación, el consumo sostenible, la paz y la justicia, entre otros. Los gobiernos de 193 estados se han comprometido a mejorar las condiciones de vida de las personas y a cuidar el medioambiente, las grandes corporaciones se han adscrito a aquellos objetivos cercanos a sus campos de actuación y los han incorporado a su filosofía de empresa y a sus planes de Responsabilidad Social Corporativa. 

Este marco de las ODS es el entorno perfecto para que los criterios ASG (medioambiente, social y de gobernanza) de las Inversiones Socialmente Responsables, se conviertan en una prioridad de los inversores y los consumidores.

Back to top