Skip to Content

¿Cómo se tramita un siniestro?

¿Cómo se tramita un siniestro?

Un siniestro es un acontecimiento que origina unos daños concretos, garantizados por la póliza de seguros hasta una determinada cuantía. Además, motiva la aparición del principio indemnizatorio según el cual las entidades aseguradoras están obligadas a satisfacer, total o parcialmente, al asegurado o a sus beneficiarios, el capital garantizado en el contrato.

Sin embargo, no hay que entender siempre el siniestro desde una perspectiva negativa, porque hay siniestros de carácter positivo, como por ejemplo, llegar a la edad de jubilación y adquirir el derecho a percibir una renta.

Para entender mejor el concepto de siniestro, a continuación se exponen algunos ejemplos:

  • El incendio que origina la destrucción total o parcial de un edificio asegurado.
  • El accidente de circulación del que resultan lesiones personales o daños materiales.
  • El fallecimiento o la invalidez de una asegurada en una póliza de vida o de accidente.
  • La enfermedad o la intervención quirúrgica de una persona.
  • El naufragio en el que se pierde un buque o las mercancías transportadas.
  • El granizo que destruye una plantación agrícola asegurada.

En ocasiones, algunas personas se sienten frustradas cuando pagan la prima, no tienen ningún siniestro durante el periodo de cobertura y, por ello, no reciben nada "material" o "económico" a cambio. Sin embargo, esa es la esencia del seguro: la promesa de una indemnización en caso de que ocurra un evento accidental o fortuito.

¡Si no sucede nada malo, es buena señal! La protección existe desde la contratación del seguro aunque no seamos conscientes. En el momento en el que ocurra cualquier hecho previsto en la póliza, la compañía de seguros va a garantizar la reparación de los daños.

Descargar sección completa

Back to top