Seguros y pensiones para todos

6 gastos futuros que puedes planificar hoy mismo

Los gastos imprevistos son uno de los principales motivos por los que no conseguimos ahorrar mes a mes

Inicio > Ahorro > Ahorrar más > 6 gastos futuros que puedes planificar hoy mismo

Es fácil que creas conocer tus gastos actuales y también los que vendrán en el futuro. La realidad puede ser diferente. Por eso mismo los gastos imprevistos son uno de los principales motivos por los que no conseguimos ahorrar mes a mes.

Lo cierto es que siempre van a existir gastos inesperados y para afrontarlos es recomendable contar con un colchón para imprevistos. Sin embargo, hay otros gastos que tendemos a incluir en esa categoría y que se pueden planificar para que no hagan un roto en tus finanzas.

Estos son los más importantes:

Tu vivienda

Este es quizás el gasto futuro más evidente por su envergadura. Si comprar casa entra dentro de tus objetivos financieros, harías bien en planificar esta adquisición.

El primero motivo, es que para comprar una casa necesitarás tener unos buenos ahorros, incluso si pides una hipoteca. La mayoría de bancos sólo te financiarán el 80% del valor de compra. El resto tendrás que aportarlo por tu cuenta, incluidos los impuestos y algunos gastos para formalizar el préstamo.

Además, cuanto más dinero aportes, menos pagarás en intereses por la hipoteca. La diferencia en estos casos puede ser de miles de euros.

¿Todavía vives en casa de tus padres? Más razón para empezar a planificar este gasto futuro, sabiendo además que tu capacidad de ahorro se reducirá cuando decidas emanciparte y vivir de alquiler, por ejemplo.

Los electrodomésticos (recuerda que no son eternos)

¿Te suena el término obsolescencia programada? Más allá de teorías conspiratorias para reducir la vida útil de las cosas, todo termina rompiéndose en algún momento. Los electrodomésticos no son una excepción. También tienen una vida útil media que debes conocer.

Que una lavadora falle a los tres años es un imprevisto, que lo haga a los 11 años y tengas que cambiarla entra dentro de lo normal. Es decir, es un gasto que puedes planificar.

La forma de hacerlo es conocer la vida prevista para cada aparato. Así sabrás aproximadamente cuándo te tocará renovarlo:

  • Frigoríficos: 12 años
  • Lavavajillas: 11 años
  • Secadoras: 11 años
  • Lavadoras: 10 años
  • Microondas: 9 años
  • Aspiradoras: 8 años
  • Planchas: 6 años

El coche

Con los coches ocurre como con los electrodomésticos: también tienen una vida limitada.

La primera diferencia en ambos casos es la envergadura del cambio. Cambiar la lavadora puede suponer 200-400 euros, cambiar de coche normalmente no bajará de los 8.000 euros dependiendo del modelo que busques.

La segunda es la forma de pago. El coche normalmente suele ir acompañado de financiación y deuda, con todo lo que implica.

Por último, un coche más viejo viene normalmente acompañado por una serie de gastos adicionales que debes planificar: más averías, parking para acceder a determinadas zonas de la ciudad y tener que pasar la ITV todos los años, por ejemplo.

Educación (tuya o de tus hijos)

Este gasto es uno de los más importantes y también ineludibles, tanto si piensas tener hijos como si no.

En el caso de los hijos, estudiar una carrera en España en una universidad pública supera los 1.300 euros de media al año sin contar con gastos adicionales como alojamiento o materiales escolares.

La ventaja es que para cuando llegue el momento ya habrás tenido tiempo de ver los costes de la formación de los niños por tu experiencia en el colegio y el instituto.

¿Y en tu caso? Formarte es una de las mejores formas de progresar profesionalmente y una apuesta por ti mismo. De hecho, incluso es recomendable que cada año reserves parte de tu presupuesto para mejorar tus conocimientos.

Tu boda y el viaje de novios

Casarse cuesta en torno a 16.000 euros en España, una cifra que puede aumentar rápidamente según empieces a planificar el enlace.

Es habitual pensar que tu boda será reducida, sólo con tus seres más allegados. ¿Seguirás pensando igual cuando llegue el momento de planificarla? En ese punto es fácil que se empiecen a agolpar gastos en los que no habías pensado (las flores, el coro) y otros que habías subestimado (la barra libre, el autobús). Además, habrá personas que ahora sí querrás que estén en ese día especial.

En definitiva, que tu idea inicial y tu presupuesto pueden saltar rápidamente por los aires. ¿La solución? Planifica ese gasto y hazlo tomando en cuenta el gasto medio de las bodas en tu comunidad o lo que ya se han gastado tus amigos en la suya.

La jubilación

Un gasto ineludible que no debería cogerte por sorpresa. Sin entrar en el debate del futuro de las pensiones públicas, si quieres disfrutar de una jubilación llena de viajes y de actividades de ocio, necesitas planificarla y cuanto antes mejor.

Empieza por averiguar cuál puede ser tu pensión pública usando este simulador y después calcula la diferencia entre esos ingresos y lo que necesitarás para tener la jubilación con la que sueñas.

El resultado será tu objetivo económico, la cantidad que debes conseguir. Hay muchas formas de lograrla. La más simple es combinar ahorro e inversión y empezar cuanto antes. El tiempo es tu mayor aliado. Gracias a él podrás exprimir el poder del interés compuesto para sacar más partido a tus ahorros. 

Estos son seis gastos futuros que puedes empezar a planificar hoy. Hay una cosa que tienen en común: no sabes a ciencia cierta cuándo llegarán, pero sí que en algún momento aparecerán. Adelantarte es la mejor forma de mantener el control de tus finanzas cuando lleguen.

También te puede interesar...

FINEXIT, el escape room financiero