Skip to Content

La suma asegurada

Es fundamental, para el asegurado y el asegurador, conocer y evaluar correctamente el valor de los bienes. De ello depende tanto la satisfacción y tranquilidad del asegurado como el equilibrio técnico del asegurador para ajustar sus cálculos y garantizar las coberturas.

Al valor que el tomador atribuye a los bienes se le denomina suma asegurada, que es el límite máximo de indemnización que va a pagar la aseguradora en caso de siniestro.

Dentro de este concepto se distinguen dos componentes:

  • El valor del bien asegurado: es el precio en el mercado del bien que se asegura, es decir, lo que el bien cuesta.
  • El interés asegurable: es la relación económica que tiene el asegurado con el bien protegido en la póliza.

Para estar plenamente asegurado tiene que existir un "seguro a valor real", es decir, que la cantidad que se fije en la póliza refleje con exactitud el valor del bien. En caso de siniestro, la indemnización coincidirá totalmente con el valor del daño sufrido.

En ocasiones, puede suceder que la suma asegurada coincida o no con el valor del interés. en este caso, aparecen las situaciones de sobreseguro y de infraseguro. 

Sobreseguro

Existe sobreseguro cuando el valor que, en el contrato, se le atribuye al interés asegurado es superior al que realmente tiene.

En caso de siniestro, el seguro no puede originar enriquecimiento injustos para el asegurado, por lo tanto, no puede recibir más indemnización que la que corresponda al verdadero valor del bien e importe de los daños. Aunque el asegurado valore un bien por encima de su valor y pague por ello una prima mayor, nunca recibirá una indemnización superior al valor real.

Por ejemplo, una persona asegura un transporte de mercancías que valora por un importe de 100.000 €. Durante el traslado la mercancía sufre daños importantes y pierde todo su valor. En la tramitación del siniestro, el perito determina que el valor real de dicha mercancía era de 70.000 €, por lo que la indemnización a percibir será sólo por 70.000 €. 

Infraseguro

Se produce infraseguro cuando la suma asegurada que figura en la póliza es inferior al valor del interés asegurado.

Si se quiere estar plenamente asegurado debe evitarse esta situación, ya que en caso de siniestro el asegurado no puede recibir más indemnización que la que le corresponda, aunque ésta sea insuficiente para reparar o sustituir el bien.

Para solucionar esta situación se aplica la denominada "regla proporcional", por la cual se calcula en qué proporción debe indemnizarse al asegurado en caso de infraseguro.

Una persona asegura un transporte de mercancías que valora por un importe de 100.000€. Durante el traslado el vehículo sufre un accidente y se producen pérdidas en la mercancía por valor de 75.000 €. En la tramitación del siniestro, el perito determina que el valor real de toda la mercancía (antes del accidente) era de 200.000 €, por lo que la indemnización a percibir será (como resultado de la aplicación de la regla proporcional)

Formula regla proporcional
Back to top