Seguros y pensiones para todos

El poder del interés compuesto

El poder del interés compuesto

Inicio > Ahorro > Sacar partido a los ahorros > El poder del interés compuesto

“El interés compuesto es la fuerza más poderosa del universo” hay quien atribuye esta frase al mísmismo Albert Einstein, aunque la realidad es que no está clara su procedencia. De lo que no hay duda es de su veracidad.

Si existe una herramienta que puede marcar la diferencia para tus finanzas, esa es el interés compuesto. Gracias a él tu dinero trabajará para ti y tus ahorros se multiplicarán poco a poco sin que tú tengas que hacer nada salvo ser paciente y disciplinado.

Qué es el interés compuesto

¿En qué consiste exactamente el interés compuesto? En algo tan simple como reinvertir los beneficios que genera tu inversión. Por eso mismo la forma más sencilla de definir el interés compuesto es enfrentarlo al interés simple.

El interés simple se calcula siempre sobre la misma cantidad invertida y nunca genera nuevos intereses. Para entenderlo mejor, imagina que cuentas con 1.000 euros que inviertes al 10% anual. En un año has ganado 100 euros que usas para darte un capricho. Al año siguiente vuelves a invertir esos mismos 1.000 euros. ¿Cuál será tu ganancia? La misma que el primer año y así seguirá año tras año. En eso consiste en interés simple.

¿Y si en lugar de gastar el dinero lo reinviertes? Eso es lo que hace el interés compuesto. En vez de gastar los 100 euros de beneficio, los mantiene y los suma al capital invertido. Así, en lugar de invertir 1.000 euros, invierte 1.100 euros y la ganancia ya no es de 100 euros, sino de 110 euros. Así funciona el interés compuesto y aquí puedes ver su efecto.

Interés simple Interés compuesto
Inversión inicial el primer año 1.000 € 1.000 €
Ganancias primer año 100 € 100 €
Inversión inicial segundo año 1.000 € 1.100 €
Ganancias segundo año 100 € 110 €
Dinero total ganado (año 1 y 2) 1.200 € 1.210 €
La clave del interés compuesto es que los intereses que generes se van sumando al capital inicial y generando un efecto bola de nieve.

Cómo calcular el interés compuesto (fórmula)

El concepto de interés compuesto es sencillo, pero el cálculo no tanto. La fórmula del interés compuesto es:

Cf = Ci (1+i)ⁿ

Donde,

  • Cf es el Capital Final.
  • Ci es el capital inicial.
  • i es el tipo de interés.
  • n es el tiempo que se mantiene la inversión.

Para ponértelo más fácil, puedes calcular el interés compuesto de una inversión en Excel con la Función TIR.NO.PER.

Cómo afecta el interés compuesto a tus ahorros

El interés compuesto es lo que hace que tu dinero trabaje para ti de verdad y que tus ahorros crezcan de forma exponencial.

Cuentan la leyenda sobre la invención del ajedrez, que un rey indio quiso premiar a su creador dejándole elegir cuál sería su retribución. El sabio respondió que solo quería una cosa: un grano de trigo que multiplicase por dos su valor por cada casilla del juego que había inventado partiendo desde la primera. Así de simple.

En la primera casilla recibiría un grano de trigo, en la segunda dos, en la tercera cuatro, en la cuarta 8, en la quinta 16… No hizo falta que siguiese en su explicación. El soberano accedió a su petición: el trigo correspondiente a las 64 casillas del tablero y por cada casilla el doble de la cantidad que la anterior.

Así lo acordaron y así ordenó el monarca que recogiesen el trigo que precisaba el sabio. Nunca pudo reunirlo. En los graneros del reino no había suficiente trigo para satisfacer esa demanda. ¿Quieres saber la cantidad concreta de la última casilla del tablero? 18.446.744.073.709.551.615 o más de 18 trillones.

Eso mismo, pero a menor escala, es lo que el interés compuesto puede hacer por tus ahorros. Y es que, conseguir una inversión con una rentabilidad anual del 100% año tras año también es algo de leyenda.

Un ejemplo concreto: de 10.000 a 50.000 euros

Esto no quiere decir que el interés compuesto no multiplique tus ahorros. Un ejemplo más realista te ayudará a entender cómo puede ayudarte a conseguir tus objetivos financieros.

Imagina que dispones de 10.000 euros y que inviertes con una rentabilidad anual del 7%. El primer año ganarías 700 euros. Con el interés compuesto, el beneficio en el segundo ejercicio sería de 749 euros y tu capital acumulado de 11.449 euros. En el tercero los intereses serían de 801,43 euros y el ahorro acumulado de 12.250 euros.

¿Qué pasaría si dejases el dinero durante 20 años? Al final del periodo tendrías 38.696,84 euros. ¿Y si llegases a los 25 años? Tu capital sería de 54.274,33 euros. Gracias al interés compuesto el capital va creciendo cada vez más rápido gracias al efecto bola de nieve.

Es como cuando dejas caer una bola de nieve por una cuesta, que con cada vuelta va haciéndose más grande. Sólo hay que cambiar la nieve por tus ahorros y la cuesta por el interés y el tiempo.

Sacar partido a tus ahorros con el poder del interés compuesto

5 claves para aprovechar al máximo el interés compuesto

¿Existe alguna forma de ir más rápido? ¿Se puede sacar más partido al interés compuesto? Lo cierto es que sí. Sólo hay que aplicar estas cinco simples claves.

Aporta un poco más cada mes

El interés compuesto premia la constancia. Si además de tu ahorro inicial vas sumando capital cada mes, la bola crecerá mucho más rápido.

Vamos a recuperar el ejemplo anterior. ¿Qué pasaría si a esos 10.000 euros iniciales le sumamos 200 euros de ahorro al mes? Como puedes ver en el siguiente gráfico, la curva se dispara y también el ahorro que consigues al final.

El interés compuesto

Empieza cuanto antes

El interés compuesto solo necesita una cosa para funcionar: tiempo. Cuanto más tiempo mantengas la inversión y reinviertas, más rápido crecerá esa bola de nieve.

Para que lo entiendas mejor, imagina dos amigos: Juan y Pedro.

  • Juan empieza a planificar sus finanzas de joven. Con 23 años empieza a invertir con unos ahorros iniciales de 1.000 euros a los que suma 150 euros más al mes y mantiene su plan hasta los 33 años con una rentabilidad del 7%.
  • Pedro empieza a planificar más tarde. Se pone en marcha a los 33 años y sigue ahorrando hasta su jubilación con la misma rentabilidad que Juan.

¿Cuál de los dos tendrá más dinero ahorrado a los 65 años? La respuesta es Juan. Aquí puedes ver la diferencia y el esfuerzo de ahorro realizado por cada uno.

Juan Pedro
Capital aportado 19.000,00 € 58.600,00 €
Intereses 230.061,79 € 162.395,44 €
Ahorro total 249.061,79 € 220.995,44 €

Como puedes ver, empezar cuanto antes da sus frutos.

El interés también cuenta

El interés que consigas para tu dinero también es importante. La diferencia entre una rentabilidad anual del 7% como la del ejemplo y una del 10% es enorme.

Para un ejemplo como el anterior de una inversión de 10.000 euros de partida, supone prácticamente doblar la cantidad que recibirás.

5 claves para aprovechar al máximo el interés compuesto

Esto no quiere decir que siempre debas arriesgas, sólo que es un factor a tener en cuenta. Cuando se trata de determinar tu perfil como inversor, poder dormir tranquilo es tan importante o más que el rendimiento que obtienes. 

Y los impuestos

Igual que el interés suma al interés compuesto, los impuestos restan. Cada producto de inversión funciona de una forma y tiene su propia fiscalidad. 

Para maximizar el interés compuesto, busca productos con diferimiento fiscal. Estas son inversiones que permiten retrasar el pago de impuestos, de manera que no tienes que ir pagando a Hacienda entre un 19% y un 26% de tus beneficios anuales cada año al hacer la renta.

Los planes de pensionesPIAS o fondos de inversión son tres alternativas para lograrlo.

Perseverancia

Para terminar, recuerda que el interés compuesto necesita tiempo para funcionar. Es una fuerza incansable, pero que requerirá que seas paciente hasta que tu bola de nieve sea lo suficientemente grande.

Combina estos elementos e irás primero andando, después al trote y finalmente corriendo hacia tus metas financieras y vitales. Y todo gracias al interés compuesto. 

También te puede interesar...

FINEXIT, el escape room financiero