Cuánto dinero invertir según tu situación

Cuánto dinero invertir según tu situación

Inicio > Inversión > Cómo invertir > Cuánto dinero invertir según tu situación

Ahorra e invierte. Ese es el consejo general y el camino para conseguir tus metas. Fácil de entender y sencillo de aplicar, en teoría. A partir de ahí es normal que surjan dudas como dónde invertir o cuánto dinero invertir.

Tanto la primera como la segunda dependen de tus objetivos y su marco temporal. Además, pare responder a qué cantidad debes invertir también tendrás que tener en cuenta cuánto dinero tienes ahorrado.

Consejo general: invierte lo que no necesites

Invierte el dinero que no necesites o que estés dispuesto a perder. Esta es la recomendación más repetida y tiene su razón de ser.

Por un lado sirve para que seas consciente de que toda inversión supone un riesgo (puedes perder una parte de tu dinero, aunque rara vez todo). Por otro lado, sirve de marco general sobre la cantidad que deberías invertir.

La clave del asunto es averiguar qué cantidad de dinero no necesitas. Si eres como la mayoría de personas, al escuchar la frase habrás pensado que necesitas todo tu dinero y seguramente estés en lo cierto.

En realidad, lo que quiere decir esta afirmación es que siempre deberías tener un colchón de dinero para afrontar gastos imprevistos y tener cierta estabilidad financiera para los momentos de caídas en los mercados (que los habrá).

¿Y de cuánto dinero hablamos? De entre tres y seis meses de tus gastos fijos o, si prefieres simplificarlo, de tus ingresos. Es decir, si tus gastos fijos son de 1.500 euros cada mes, deberías reunir 9.000 euros en ahorro antes de empezar a invertir.

Esta es una cifra orientativa. Hay personas que necesitan más dinero para sentirse seguras.

El resto es lo que debes invertir, porque hay una cosa que debes tener clara: ahorrar no es suficiente para asegurar tu futuro (por lo menos el futuro con el que sueñas).

Hay una excepción a la norma general. Si tienes una capacidad de ahorro alta, puedes compaginar ahorro e inversión a partir del tercer mes de colchón. A modo de ejemplo, si tus gastos fijos son de 1.500 euros mensuales y ahorras 500 euros al mes, podrías empezar a invertir 150 euros al mes y seguir ahorrando el resto hasta crear ese colchón financiero de seis meses.

Invierte según tu situación

Tener siempre un colchón financiero te ayudará a:

  • Afrontar gastos imprevistos sin tener que parar tu plan de inversión (después te costará retomarlo).
  • Hacer frente a gastos no planificados sin tener que desinvertir en momentos de caídas en bolsa.
  • Tener la seguridad de que dispones de un dinero como margen de maniobra, pase lo que pase. Por eso mismo es importante que este fondo de emergencia esté guardado en un producto seguro y líquido. Es decir, en un producto donde no vaya a perder valor más allá de la inflación y al que puedas acceder con facilidad cuando lo necesites.

La cuantía de ese colchón, que es la parte de tu patrimonio que no estará invertida, puede cambiar según tus necesidades y tu situación personal.

Hay personas para las que seis meses de gastos fijos no serán suficientes y necesitarán algo más. Del mismo modo, también hay situaciones en las que será recomendable guardar algo más de capital.

A modo de ejemplo, un autónomo que no tiene derecho a paro puede sentirse más seguro si acumula un año de sus ingresos como colchón frente a una persona empleada que sabe que cobrará la prestación por desempleo si se queda sin trabajo.

En esta misma línea, tampoco tienen la misma necesidad de disponer una persona de 25 años que vive con sus padres que una pareja de 28 que acaba de independizarse o una de 35 años con dos hijos.

Invierte según tus objetivos (y su marco temporal)

La segunda variable para decidir qué cantidad de dinero debes invertir es cuáles son tus objetivos financieros y vitales y cuándo quieres alcanzarlos. Esto afecta tanto al riesgo que puedes asumir con tus inversiones como a la cantidad que es recomendable mantener invertida.

Para que lo entiendas mejor, si eres joven y tu objetivo es ahorrar a largo plazo, invierte todo lo que exceda de tu colchón de emergencia. Por el contrario, si tu objetivo es comprar una casa en 10 años, según se acerque el momento de la compra será recomendable reducir el riesgo de las inversiones e incluso apartar directamente ese dinero cuando queden menos de 12 meses, por ejemplo.

Por eso mismo es importante dividir las inversiones que realizas según su marco temporal entre el corto, medio y largo plazo. Para el corto plazo tienes tu colchón de emergencia o productos más defensivos como depósitos o PIAS conservadores, muy estables porque tu objetivo es preservar tu dinero.

A medio y largo plazo es cuando puedes asumir más riesgos y buscar una mayor rentabilidad. De nuevo, conforme pase el tiempo y se acerque el momento de recoger los frutos de tu plan de inversión, será cada vez más recomendable reducir el riesgo e incluso el capital que inviertes. Hasta ese momento recuerda, ahorrar está bien, pero puede no ser suficiente para conseguir tus objetivos.