Cuál es la mejor opción para rescatar el plan de pensiones

Cuál es la mejor opción para rescatar el plan de pensiones

Inicio > Inversión > Cómo invertir > Cuál es la mejor opción para rescatar el plan de pensiones

Uno de los momentos clave de la inversión en un plan de pensiones llega cuando toca recuperar el dinero.

A diferencia de otros productos con una fiscalidad más cerrada, dispones de varias opciones para rescatar tu plan de pensiones, y no todas funcionan igual. En función de cuál elijas pagarás más o menos impuestos, y por eso es importante analizar bien tus opciones. De hecho, si eliges mal, puedes terminar pagando casi la mitad de ese dinero al fisco.

Cómo puedes recuperar el plan de pensiones

El dinero de los planes de pensiones tributa siempre como un rendimiento del trabajo que se  suma a la base imponible general. En otras palabras, el capital que recuperes se añadirá a tu pensión pública o a tu sueldo y tributará según los tipos generales del IRPF, que con los siguientes:

Base imponibleTipo de IRPF / retención
Desde 0€ hasta 12.449€19%
Desde 12.450€ hasta 20.199€24%
Desde 20.200€ hasta 35.199€30%
Desde 35.200€ hasta 59.999€37%
Desde 60.000€ a 299.999€45%
Más de 300.000€47%

Esta tributación es diferente a la de la mayoría de productos de inversión, que tributan como rentas del ahorro y lo hacen a unos tipos distintos.

Con esto en mente, los planes de pensiones se pueden rescatar de tres formas distintas:

  • En forma de capital, con la que se recibe todo el dinero acumulado en el plan en un solo pago.
  • En forma de renta, con la que se va cobrando el dinero a lo largo del tiempo de manera periódica. Lo más habitual es percibir la cuantía anual, semestral, trimestral o mensualmente mediante rentas temporales, aunque hay otros modelos como las rentas vitalicias.
  • En forma mixta, que pasa por cobrar una parte en forma de capital y el resto en forma de renta. Lo normal es recuperar al principio de la jubilación esa parte en capital.

El rescate en forma de capital o de renta tiene sus propias normas fiscales. En el caso de un rescate mixto, el tratamiento fiscal será también mixto. La parte de capital tributará como capital y la de renta, como renta.

De qué forma tributa el rescate en forma de capital

Básicamente como ya has visto hasta ahora. Es decir, que el dinero del plan se sumará a tus rentas del trabajo y tributará en la base general. De hecho, para Hacienda es un pagador más, como cuando tienes dos trabajos.

La particularidad de esta fórmula es que se puede aplicar una reducción del 40% sobre las cantidades invertidas antes del 31 de diciembre de 2006.

Eso sí, esta reducción sólo se puede aplicar una vez y siempre que el rescate del plan se haga en el plazo de dos años desde la jubilación o la contingencia que motivó el rescate.

Nada como un ejemplo para entender mejor cómo funciona la reducción del 40% y el rescate del plan en forma de capital. Imaginemos que acumulas 200.000 euros en tu plan de pensiones y que vas a rescatarlo todo de golpe. Supongamos que, de ese capital, 70.000 euros corresponden a aportaciones anteriores a 2007.

¿Cómo serían los números del rescate? Sobre los 70.000 euros anteriores a 2007 se pude aplicar la reducción de un 40%, por lo que sólo se sumará un 60% de esa cantidad al hacer el IRPF.

Es decir, 42.000 euros, lo que deja el total rescatado a efectos fiscales en 172.000 euros (130.000 + 42.000). Ese será el dinero que se sume a la pensión pública y al salario para hacer el cálculo de cuántos impuestos pagarás por tu plan de pensiones.

Suponiendo que la pensión a cobrar es de 18.000 euros (muy cerca de la pensión media), tendríamos un total de 190.000 euros como base imponible. A esa cantidad habría que restar el mínimo personal y familiar, que será de 6.700 euros por ser mayor de 65 años.

En total, y sin contar con otras posibles deducciones, la base imponible sobre la que se aplicarán las tablas de IRPF que ya has visto será de 183.300 euros. Al final del camino, pagarás 73.386,5 euros en impuestos al recuperar el plan de pensiones en forma de renta única.

¿Y si solo tenemos en cuenta los impuestos del plan? Es decir, quitamos de la ecuación la parte de impuestos que corresponde a la pensión pública. En ese caso, única y exclusivamente por tus ahorros pagarás 71.239,5 euros (el resto sería lo que has abonado por tu pensión pública).

La razón es que al sumar todo el dinero del plan, tributarás en las escalas más altas de IRPF. En concreto, de los 183.300 euros, 123.300 pagarán impuestos en la escala del 45%. Esto quiere decir que de ese dinero, un 45% irá a parar a Hacienda.

De qué forma tributa el rescate en forma de renta

Si optas por recuperar el plan como una renta periódica, ese dinero que vayas cobrando año tras año se sumará también al resto de tus ingresos (tu pensión, principalmente) al hacer el IRPF.

A partir de ahí, cuanto más dinero rescates cada año, más impuestos pagarás, igual que ocurre con tu salario: mayor salario implica un mayor pago de impuestos.

De nuevo, un ejemplo puede ayudarte a verlo con más claridad. Retomemos los 190.000 euros del plan de pensiones que ahora vas a cobrar a lo largo de 20 años (actualmente la esperanza de vida en España es de 83 años, lo que deja cerca de 15 años desde la jubilación). Esto supone cobrar 9.500 euros del plan de pensiones al año.

Con las cifras que hemos visto antes, la base imponible hasta cumplir los 75 años será de 20.800 euros (18.000 de la pensión + 9.500 del plan de pensiones- 6.700 del mínimo personal) y de 19.400 euros a partir de entonces porque el mínimo personal aumenta en 1.400 euros.

A efectos prácticos, esto quiere decir que entre los 65 y los 75 años pagarás 4.405 euros en la renta. ¿Y los 10 años siguientes? La factura será de 4.030,55 euros. En total, habrás pagado en impuestos 84.355,5 euros.

Para tener una idea más clara de qué parte de esos impuestos son únicamente del plan de pensiones, vamos a volver a quitar la parte de IRPF que pagarías de todas formas por la pensión pública.

La diferencia en este caso es enorme comparado con el rescate en forma de capital. La factura fiscal exclusiva del plan asciende a 2.258,5 euros al año hasta los 75 años. El resto correspondería a la pensión del Estado.

A partir de los 75 años la cifra que se paga solo por el plan sería de 2.152,5 euros. En total, si rescatases en forma de renta pagarías única y exclusivamente por el plan de pensiones 44.110 euros. El resto de la factura fiscal, casi la mitad, la pagarías igualmente por la pensión pública.

Qué implicaciones tienen una y otra fórmula

Más allá de los números, cada sistema para cobrar el dinero del plan de pensiones tiene una ser de características que hay que valorar. Estas son las diferencias y qué tener en cuenta en cada caso:

  • El rescate en forma de rentas tiene un impacto fiscal menor. Es decir, pagarás menos impuestos porque el IRPF es un impuesto progresivo y al cobrar menos cada año, es más difícil llegar a los tramos más altos.
  • Para recuperar el dinero en forma de capital y beneficiarte de la reducción del 40% debes hacerlo en los años posteriores a la jubilación. Si esperas más, no habrá premio y todo el dinero del plan se sumará sin reducción alguna.
  • No se puede rescatar el plan en forma de capital varias veces y aplicar la reducción del 40%.

¿Es mejor recuperar el dinero en forma de renta o de capital? Un resumen

Los números dan la ventaja al rescate en forma de rentas frente al de capital, incluso si se tiene en cuenta la ventaja de la reducción del 40% sobre aportaciones anteriores a 2007.

Este sería el resumen con el ejemplo anterior.

En forma de capitalEn forma de renta
Impuestos totales (plan de pensiones + pensión pública)73.386,5 €84.355,5 €
Impuestos solo por el plan71.239,5 €44.110 €

Por fortuna, la vida no se compone de blancos y negros, sino de tonos grises. Para tu plan de pensiones esto se traduce en que puedes optar por un rescate mixto. Así puedes recibir un dinero al jubilarte y aplicar la reducción del 40% sin que tu factura fiscal se dispare.

Escojas la fórmula que escojas, hay algunos consejos que te ayudarán a pagar menos impuestos por el plan de pensiones:

  • Evita rescatar el plan el año en el que te jubilas. Lo normal es que tu salario sea más alto que tu pensión pública, lo que hará que pagues más impuestos por ese extra que supondrá el plan de pensiones. Recuerda que puedes rescatar tu plan cuando quieras, no es obligatorio hacerlo nada más dejar de trabajar.
  • Haz cálculos para saber si estarás obligado a declarar. Tu pensión pública es como tu salario y el dinero del plan de pensiones, también. A efectos de IRPF es un segundo pagador y si cobras más de 1.500 euros al año de tu plan, estarás obligado a hacer la declaración de la renta.
  • Afina los impuestos que pagarás evitando pasar de tramo en la renta. Antes de decidir cuánto quieres cobrar cada año en forma de renta, mira cuál es tu tramo de IRPF máximo con la pensión pública. Después calcula cuánto puedes cobrar el plan para no pasar al tramo superior.

Al final, un plan de pensiones es una herramienta para planificar tu jubilación con la que lograrás un doble rendimiento. Por un lado, el propio que consiga el plan gracias a sus inversiones y al interés compuesto y, por otro, el fiscal por la diferencia entre los impuestos que dejas de pagar con las aportaciones y los que pagas al rescate.

En cualquier caso, hay otras alternativas de ahorro e inversión, pero lo más importante es que tengas claro cuánto necesitarás para tener la jubilación que quieres. Ese debe ser tu punto de partida.