La importancia de diversificar tus inversiones y cómo hacerlo sin perder la cabeza

La importancia de diversificar tus inversiones y cómo hacerlo sin perder la cabeza

Inicio > Inversión > Cómo invertir > La importancia de diversificar tus inversiones y cómo hacerlo sin perder la cabeza

¿Recuerdas el dicho de “no poner todos los huevos en una misma cesta”? Pues también se aplica para tu dinero. Es lo que se conoce como diversificar tu cartera y es clave para tus inversiones.

Qué es una cartera diversificada

Una cartera de inversión diversificada es la que invierte en diferentes tipos de activos, de distintas áreas geográficas y sectores, entre otras cosas.

Como ves, diversificar va mucho más allá de comprar dos, tres o cuatro acciones. De hecho, para hacer eso bastaría con tener un fondo de inversión y no por eso tus inversiones estarían bien diversificadas. Todo dependerá del fondo que escojas.

La clave de la diversificación no está sólo en el número, también en el tipo de activo, área geográfica o la correlación entre activos. A lo largo del artículo te quedará claro cómo usar cada uno para diversificar tu cartera y por qué es tan importante hacerlo.

En cuanto al número de activos, también influye, pero sólo hasta cierto punto. Ahora lo entenderás mejor.

Por qué diversificar tus inversiones

Ganar dinero es tan importante como no perderlo al invertir tus ahorros. Diversificar sirve para reducir el riesgo de tu cartera.

Imagina que tienes 5.000 euros ahorrados y lo inviertes todo en una sola acción. Estás jugándote tu futuro a una sola carta. Si esa acción pierde un 50% de su valor tu capital se reducirá a la mitad.

Suma una segunda acción, es decir, diversifica y esa misma caída hará que tus pérdidas sean de un 25%. Una caída de un cuarto y no de la mitad.

Invierte en un total de 20 acciones y aunque alguna pase a valer cero, sólo perderás un 5% de tu cartera. Esa es la importancia de diversificar tus inversiones y su magia: mitiga las pérdidas y dota de estabilidad a tus inversiones.

Como ves, el número de productos o acciones es importante, aunque no es el único elemento que debes valorar para tener una buena diversificación de tus ahorros. De hecho, de la Universidad de Chicago desveló que a partir de 30 activos diferentes el efecto de seguir diversificando en términos de reducir el riesgo es casi nulo.

Number of Stocks in PortfolioExpected Standard Deviation of Annual Portfolio ReturnsRatio of Portfolio Standard Deviation to Standard Deviation of a Single Stock
149.2361.00
237.3580.76
429.6870.60
626.6430.54
824.9830.51
1023.9320.49
1223.2040.47
1422.6700.46
1622.2610.45
1821.9390.45
2021.6770.44
2521.1960.43
3020.8700.42
3520.6340.42
4020.4560.42
4520.3160.41
5020.2030.41
7519.8600.40
10019.6860.40
20019.4230.39
30019.3360.39
40019.2920.39
45019.2770.39
50019.2650.39
60019.2470.39
70019.2330.39
80019.2240.39
90019.2170.39
100019.2110.39
Infinity19.1580.39

Por eso decíamos que el número de activos es importante, pero no basta en sí mismo. La clave de todo está en lo que se conoce como la correlación entre activos.

¿Qué es la correlación al invertir?

La correlación es un término estadístico que se refiere a cómo se comportan dos activos en una misma situación o ante un mismo estímulo. Cuando este comportamiento es parecido, se dice que la correlación es positiva y cuando no lo es, negativa.

Para que lo entiendas, existe una correlación positiva entre las bolsas europeas, ya que todas tienden a seguir una misma dirección. También se da una correlación positiva entre la bolsa americana y la europea, de forma que cuando el mercado cae en Estados Unidos es habitual que al día siguiente haya caídas en Europa.

Por el contrario, la correlación entre la renta fija (bonos) y la renta variable (acciones) es negativa. Cuando la bolsa sube los bonos tienden a bajar o a mantenerse y viceversa.

Incluir activos descorrelacionados o con una correlación baja sirve para reducir la volatilidad de tu cartera de inversiones. Es decir, que las subidas y bajadas y sean menos pronunciadas. Esto contribuye a que los movimientos de tus inversiones sean más estables, sobre todo en los momentos de incertidumbre y caídas.

Cómo diversificar tus inversiones

Hay varias formas de diversificar tu cartera para dotarla de más variedad y reducir el riesgo. Estas son las más importantes.

Diversificación por tipo de activo

Una de las más importantes porque es clave para adecuar el riesgo de la inversión (contenido pendiente de cerrar y contribuir) a tu perfil como inversor.

La primera distinción al diversificar por tipo de activo es combinar renta variable y renta fija. En términos generales, la primera es más volátil y tiene más potencial de rentabilidad, mientras que la segunda es más segura y estable, pero ofrece menos rendimientos.

A partir de ahí puedes incluir otro tipo de activos como el oro e incluso activos totalmente descorrelacionados con los mercados financieros como inmuebles, inversión en préstamos vía , que implica invertir de forma conjunta con otros inversores a través de plataformas especializadas, o inversión en start ups.

Diversificación por área geográfica

Supone invertir en diferentes países y áreas geográficas. De esta forma, una mala noticia sobre el crecimiento de un país no afectará a toda tu cartera. Al hacerlo, recuerda que hay economías más correlacionadas que otras, como la estadounidense y la europea y otras algo menos, como los países emergentes.

Diversificación por sectores

No todos los sectores se comportan igual en todos los ciclos económicos. Hay actividades y negocios que lo hacen mejor en tiempos de crisis, otros que crecen mucho en épocas expansivas y también a quienes les afecta la inflación en mayor medida, por poner tres ejemplos.

Diversificación por divisas

Esto supone ir un punto más allá en tu estrategia de diversificación. Invertir en otras monedas diferentes a la tuya sirve para protegerte ante una posible pérdida de valor del euro, aunque también es un riesgo añadido.

Por último, los inversores con más experiencia también tienden a diversificar por estilo de inversión. En otras palabras, incluir empresas o fondos de , aunque lo normal es que su estilo predilecto sea el dominante.

El error más repetido al diversificar las inversiones es concentrar todos los ahorros en un solo país. En el caso de España, tener tu dinero en un banco nacional (lógico), con depósitos en España, acciones solo de la bolsa española y, en el mejor de los casos, algún fondo o plan de pensiones enfocado también en España.

El resultado es que cualquier noticia negativa que afecte al país tendrá un impacto brutal en la cartera.

Productos para diversificar tus inversiones

Una forma adicional de tener una cartera bien diversificada es invertir en diferentes productos. En este punto debes tener claro que no todos los productos asumen el mismo riesgo ni tienen el mismo grado de diversificación.

Por ejemplo, cuando compras una acción estás adquiriendo una empresa que opera en un mercado y en un país (o varios). Cuando adquieres una participación de un fondo de inversión estás adquiriendo un pequeño porcentaje de todas las empresas en las que invierte el fondo. Estas empresas pueden ser de uno o varios sectores e incluso de diferentes países. Por eso mismo se dice que un fondo es un producto ya diversificado, aunque no por tener un fondo tendrás una cartera bien diversificada. La clave será en qué está invirtiendo el fondo.

Con esto en mente, hay una serie de productos que incluyen una cierta diversificación de entrada como son:

  • Fondos de inversión.
  • ETFs o fondos de inversión cotizados.
  • Planes de pensiones.
  • Seguros de ahorro como los PIAS y los Unit Linked.

Estos cuatro productos invierten en diferentes tipos de activos de distintas regiones y ofrecen una mayor diversificación que comprar una sola acción. Esto hace que sean más adecuados para el inversor particular porque puede tener una mejor diversificación a un precio más limitado.

Para terminar, la diversificación es una de las formas de reducir el riesgo de tu cartera, pero no la única. Hay otra herramienta muy poderosa que puedes usar como inversor particular: el tiempo. En este artículo te contamos la importancia del plazo en la inversión.