Inversiones rentables y seguras ¿existen?

Inversiones rentables y seguras ¿existen?

Inicio > Inversión > Productos de inversión > Inversiones rentables y seguras ¿existen?

Las inversiones rentables y seguras son con el santo grial del mundo financiero: tienen más de mito que de realidad porque se sabe que existen, pero dar con ellas es una tarea titánica.

Y es que, si hay una regla universal en sobre dinero e inversiones es que toda inversión conlleva una serie de riesgos. La clave está en saber identificarlos y tener claro cuáles son importantes para ti, porque incluso esa definición de riesgo y rentabilidad varía según cada ahorrador.

¿Qué entiendes por riesgo?

Desde un punto de vista teórico, hay diferentes riesgos en una inversión, desde el denominado riesgo de mercado hasta el riesgo de liquidez.

El primero se refiere al peligro de invertir en un mercado u otro, por ejemplo, en bolsa o en criptomonedas. El segundo tiene que ver con la capacidad y rapidez para recuperar tu dinero. No es lo mismo invertir en un fondo de inversión, con el que puedes rescatar la inversión en cualquier momento, que en una casa que tardarás en vender o un plan de pensiones, donde deberás esperar 10 años para acceder a tus ahorros (salvo que se den circunstancias especiales).

A estos riesgos tangibles y medibles se suma después tu propia percepción del riesgo. En otras palabras, lo que la seguridad significa para ti.

Esta seguridad en las inversiones puede ir desde una garantía total de que no perderás dinero hasta asumir la posibilidad de ciertas caídas si van acompañadas de una mayor rentabilidad.

Esa percepción es la que hace que muchas empresas del sector financiero utilicen la volatilidad como medida del riesgo de una inversión. La volatilidad es la variación o fluctuación de precios. Dicho de otra forma, lo que puede subir o caer una inversión y la rapidez con la que lo hará.

Como norma general, las inversiones con más volatilidad (el precio sube o baja muy rápido) son vistas como más arriesgadas que las que tienen poca volatilidad (son más estables).

Lo cierto es que la volatilidad es solo uno de los factores para determinar el riesgo en una inversión. El mejor consejo general es que asumas un riesgo que te permita dormir tranquilo por las noches. Así de fácil.

¿Qué entiendes por rentabilidad?

Igual que el riesgo tiene una parte general y otra muy personal, con la rentabilidad ocurre algo parecido.

¿Qué se considera una inversión rentable? ¿Qué rentabilidad habría que exigir a una inversión? La realidad es que no hay una única medida. Rentabilidad, riesgo y el plazo de la inversión van de la mano. Para lo entiendas mejor, una rentabilidad del 5% para una inversión a un año puede estar muy bien, pero ser insuficiente para una a 10 años. Por eso es tan importante el tiempo a la hora de invertir.

Si hubiese que buscar el mínimo que debes pedirle a una inversión, este sería que superase el dato de inflación. La inflación afecta directamente a tus ahorros y a tus inversiones restando valor al dinero y beneficio a la inversión.

A modo de ejemplo, si consigues una rentabilidad nominal del 1% para tu dinero y la inflación es del 4%, en realidad estás perdiendo un 3% en términos reales. Por eso una inversión rentable debería superar la inflación.

A partir de ahí, lo que es rentable depende de ti. Para algunas personas serán beneficios las inversiones del 14%, y para otras un 4% es suficiente.

Claves para que una inversión rentable sea más segura

Como acabas de ver, las inversiones rentables y seguras al 100% no existen o sólo se dan en determinados casos. Por ejemplo, un depósito que rente un 4% cuando la inflación es del 2%.

Sin embargo, sí que existen inversiones más rentables y seguras que otras, y una forma de añadir una capa de seguridad a las tuyas. Hay dos formas de lograrlo:

También puedes reducir el riesgo de tu cartera de inversión y tener más seguridad guardando siempre un dinero en liquidez. Es decir, reservando un dinero como colchón para imprevistos que vaya un poco más allá de cubrir emergencias. Así sabes que, si las inversiones no van bien, tendrás una parte de tus gastos cubiertos.

Qué productos son rentables y seguros: la importancia de tu perfil de riesgo

Depósitos, deuda pública y privada, fondos monetarios o determinados PIAS son ejemplos de productos seguros, aunque no necesariamente rentables.

Al final, la clave para dar con inversiones seguras y rentables pasa por buscar teniendo en cuenta tu perfil de riesgo. Ese perfil está determinado por el tiempo que vas a invertir (el horizonte temporal), tu actitud frente al riesgo y aversión a las pérdidas, tu nivel de ingresos y la seguridad de los mismos, y tu capacidad de ahorro.

En función de esto habrá una serie de productos más adecuados para ti. Para que lo entiendas mejor, un depósito es seguro y puede ser rentable, pero es fácil que no sea la mejor inversión para una persona con 25 años que invierte a largo plazo y que puede asumir un poco más riesgo a cambio de una mayor rentabilidad.

Sin embargo, ese depósito sí puede ser adecuado para una persona cercana a la jubilación o que sólo quiere invertir durante un año. Una forma de enfocar es elegir el nivel riesgo de tu inversión según tu edad y, a partir de ahí, saber qué productos de inversión son adecuados según tu perfil de riesgo.