Skip to Content

Nada es para siempre

Seguro de divorcio

Que nos perdone San Valentín pero, ¿sabías que Europa es el continente con más divorcios del planeta y que España es uno de los países con más rupturas matrimoniales? La estadística es contundente: 57 de cada 100 matrimonios acaban en divorcio en nuestro país. Sin duda, las mayores facilidades legales, la agilización de los trámites y la evolución en los roles sociales han contribuido a ello.

Rupturas civilizadas

Un dato que tranquilizará a San Valentín: el 77,7% de los divorcios en España son de mutuo acuerdo y sólo un 22,3% han de resolverse por la vía contenciosa. Sí, nos divorciamos más. Pero probablemente cada vez nos divorciamos mejor. Y no es un apunte de menor importancia ya que un divorcio mal gestionado puede llegar a convertirse en un proceso muy complicado, especialmente cuando hay niños de por medio.

Seguro de divorcio

Es imposible prever si llegará un día en el que desearás romper tu matrimonio, pero sí puedes suscribir un seguro para que en el caso de presentarse tal situación los daños colaterales sean mínimos. Al menos, los económicos. El seguro de divorcio te permitirá cubrir principalmente dos tipos de gastos: por un lado, los derivados de los trámites del proceso de separación y, por otro, los que genera el propio divorcio tras haberse llevado a cabo. De esta manera podrás eliminar cualquier riesgo de sufrir pérdidas financieras significativas durante el mismo. Según datos del INE (Instituto Nacional de Estadística) se calcula que el coste medio de un divorcio en España oscila entre los 400 euros en el caso de un divorcio express y los 2.000 euros en el caso de los contenciosos.

Los niños, principales beneficiados

¿Y si tuvieras niños en el momento de divorciarte? Una de las garantías más interesantes de este producto es que, en el caso de que la custodia no sea compartida, tus hijos tendrían asegurado el cobro de la pensión alimenticia hasta una determinada edad. El seguro cubre situaciones que pueden afectar al progenitor encargado de pasar la pensión: una incapacidad temporal, una situación de desempleo o, incluso, el fallecimiento.

Puede resultar extraño contratar un seguro de estas características cuando todos pensamos que nuestra relación durará para siempre, pero al igual que un seguro de vida no nos acerca a la muerte, un seguro de divorcio no tiene por qué acercarnos a la ruptura o presuponer una falta de compromiso que nos lleve a la misma. Simplemente se trata de asegurarnos la tranquilidad en caso de posibles situaciones complicadas.

Aunque este tipo de seguro es relativamente nuevo en nuestro país -apenas diez años de comercialización-, las cifras de divorcios indican que no tardará en popularizarse. Por cierto, la estadística nos dice que permanecemos casados una media de 16,6 años y que el fin del amor les llega a ellos con 47,8 años y a ellas con 45,2. ¿Estás en ese “grupo de riesgo”? ¿Qué tal ha ido San Valentín?

Volver a ACTUALIDAD

Back to top