Skip to Content

Seguros de coche: la evolución de la protección

Desde que el doctor Truman J. Martin suscribiera, en 1898, la primera póliza que se hizo en el mundo para asegurar un automóvil, este tipo de cobertura no ha dejado de evolucionar, reinventarse y adaptarse a las peculiaridades de cada época, de cada país y, por supuesto, de cada conductor.

Seguro voluntario vs seguro obligatorio

En España no fue hasta la década de los setenta cuando la ley estableció la diferenciación entre seguro voluntario y seguro obligatorio y actualmente obliga a cualquier coche que se pone en circulación a contar con un seguro que cubra unas coberturas mínimas.

Gracias a este seguro obligatorio, o seguro a terceros, las compañías responden frente a los daños que el conductor pueda ocasionar a otras terceras personas y a sus bienes con su coche. Existe la posibilidad de ampliar esta cobertura básica para otro tipo de daños como rotura de lunas, robo, incendio del vehículo, o, incluso asistencia en carretera.

A todo riesgo

Pero el seguro a terceros no cubría los daños propios, ni materiales ni personales. Para eso nació el seguro a todo riesgo. Esta fórmula no sólo te protege frente a los daños que puedas causar con tu vehículo a terceras personas, sino que también cubre los daños que puedas ocasionar a tu coche o las lesiones que puedas sufrir en un accidente. Obviamente, esta mayor cobertura elevaba el precio de la prima.

La fórmula de la franquicia

De nuevo, el sector buscaba fórmulas imaginativas para que el gran público pudiera acceder a esta opción: la franquicia. Mediante este sistema, se fija una cantidad en el contrato de manera que los costes de reparación o asistencia hasta esa cifra corren a cargo del asegurado y el resto de la compañía seguradora. A cambio la prima es mucho más baja.

“Seguro por uso”

Otra gran evolución de los seguros de coches popularizada en los últimos años es el conocido como “seguro por uso”. En este caso, la prima se adapta a los kilómetros o al tiempo de uso del vehículo. De esta manera, las aseguradoras personalizan mucho más sus servicios adaptando sus productos al uso real de los conductores.

Ampliar coberturas

Como ves, el seguro de automóvil no deja de evolucionar para responder a las necesidades de cada conductor. De cualquier manera, recuerda que en todas las modalidades siempre podrás ampliar coberturas para proteger los aspectos que más te interesen: asistencia en carretera, defensa jurídica, gestión de multas, vehículo de sustitución… podría decirse que hay tantas posibilidades como perfiles de conductores. Infórmate y adapta el seguro de tu coche a lo que realmente necesitas.

Volver a ACTUALIDAD

Back to top