Skip to Content

Seguros para flotas: para que todo vaya rodado

Seguros para flotas: para que todo vaya rodado

Tractores, autobuses, furgonetas, motos repartidoras, vehículos todoterreno, quads, camiones congeladores, camiones cisterna, hormigoneras, o sencillamente, coches para que los empleados se desplacen: son muchas las empresas que necesitan vehículos para desarrollar su actividad cotidiana. ¿Te has parado a pensar en la cantidad de vehículos empresariales que puedes ver en un solo día?

Un riesgo superior

Este tipo de vehículos, al igual que los de los particulares, han de tener en vigor el seguro obligatorio para poder circular. Sin embargo, conviene tener en cuenta que las flotas empresariales comportan un riesgo algo superior, sobre todo debido al mayor uso que, por lo general, van a tener estos vehículos. Además, en el caso de negocios dedicados a la entrega de mercancías o de paquetería, o también en el caso de las empresas cuya propia red de distribución se apoya en su flota, cualquier avería o percance incide directamente en su cuenta de resultados.

Todo en uno

Como ves, contar con la póliza adecuada para cada flota es muy importante, por lo que el sector asegurador ofrece diversas soluciones para proteger la actividad de estas empresas, ayudarlas a ahorrar costes y facilitar la gestión. Y es que, además de poder adaptar la póliza a las circunstancias y características de cada negocio, este tipo de seguros también supone un gran ahorro al permitir unificar las coberturas de todos los vehículos en un solo contrato.

¿Qué es una flota?

Las empresas aseguradoras son las que establecen el número de vehículos a partir del cual ya se podrían considerar flota empresarial. Por lo general, es a partir de un mínimo de diez. En función del tamaño de la misma, las condiciones y las coberturas pueden variar. No es lo mismo cubrir los riesgos de una flota de motos de repartidores de pizzas que los de una compañía dedicada a transportar sustancias peligrosas. Tampoco es lo mismo diseñar coberturas para flotas compuestas por el mismo tipo de vehículos que para empresas que cuentan con flotas mixtas (coches, motos, furgonetas….). Por ello, la flexibilidad y adaptabilidad de los seguros es en este caso tan importante.

Conductores

Por supuesto, no hay que olvidar a los conductores a la hora de configurar este tipo de pólizas. Sólo las personas autorizadas para conducir el vehículo estarán cubiertas por la póliza en caso de siniestro y, en algunos casos, la aseguradora puede determinar una serie de requisitos que deben cumplir estos conductores.

¡Protección, asistencia y seguridad para que la actividad empresarial no pare!

Volver a ACTUALIDAD

Back to top