Durante el confinamiento, la educación no presencial se convirtió en la única vía de comunicación entre alumnos y profesores.