Seguros y pensiones para todos

Seguros de dependencia: protegiendo la autonomía personal

Inicio > Blog > Seguros de dependencia: protegiendo la autonomía personal

02.Dic.2020

Los seguros de dependencia garantizan una indemnización en forma de renta, capital o prestación de un servicio.
¿Podrías definir qué es un “estado de dependencia”? El Consejo de Europa lo hizo en 1998: “la dependencia es la necesidad de ayuda o asistencia importante para la realización de las actividades de la vida diaria o, de una manera más precisa, como el estado en el que se encuentran las personas que por razones ligadas a la falta o la pérdida de la autonomía física, psíquica o intelectual tienen la necesidad de asistencia y/o ayudas importantes en su vida diaria”.

No solo para los mayores

Probablemente al leer esta definición se te han pasado muchas imágenes por la cabeza. Y seguramente que todas ellas son capaces de generar en ti una gran inquietud. Es normal y, además, cada vez más frecuente: el aumento de la esperanza de vida está generando un notable incremento de personas dependientes. No obstante, ten en cuenta que no siempre la dependencia responde a motivos de edad: se puede llegar a esta situación por una enfermedad y por otras causas de discapacidad o limitaciones.

Ayuda complementaria

¿Qué ocurre entonces? ¿cómo se hace frente a los desafíos del día a día? ¿de qué ayudas económicas puede disponer una persona dependiente? En 2006 se creó en España la Ley de Dependencia para proporcionar ayuda económica o asistencial. Sin embargo, a veces no son suficientes, la crisis y otros factores redujeron estas ayudas hasta el punto de hacerlas insuficientes e, incluso, inexistentes. Ante esta situación surgieron los seguros de Dependencia.

Tres factores

Este tipo de seguros garantizan una indemnización en forma de renta, capital o prestación de un servicio siempre que el asegurado se encuentre en situación de dependencia, es decir, cuando concurren tres factores: limitación física, psíquica o intelectual; incapacidad para realizar las labores cotidianas por uno mismo; y, por último, necesidad de contar con la asistencia de una tercera persona.

Desde teleasistencia a formación para cuidadores

Además de poder contar con una renta o capital, la prestación de servicios que suelen incluir estos seguros se refiere por ejemplo a los costes de estancia en un centro residencial; servicios de ayuda a domicilio; teleasistencia para personas que viven solas; formación para cuidadores, etc.

Los seguros de dependencia permiten diseñar respuestas que puedan adaptarse a la situación particular de cada persona dependiente. Más allá de la dificultad y de los retos diarios que han de afrontar estas personas, el sector trabaja para asegurar su calidad de vida, los cuidados que necesitan, así como su dignidad y su bienestar.

También te puede interesar…

FINEXIT, el escape room financiero
Si eres profesor, y quieres que tus alumnos se conciencien sobre la importancia del ahorro a largo plazo, lo que necesitas es PlayPension.