¿Dónde está mi paquete?

¿Dónde está mi paquete?

Inicio > Blog > ¿Dónde está mi paquete?

25.Mar.2022

Las ventajas de realizar compras a través de Internet son innegables… hasta que nuestro paquete no llega. La situación de colapso marítimo que se vivió durante las pasadas Navidades o los retrasos por la complicada situación actual de los transportistas hace que muchos consumidores se pregunten si es el momento de comprar online.
 
Para que tengas todo claro, antes de realizar la compra es importante que leas las condiciones legales: plazos concretos de entrega, política de empresa en cuanto a falta de disponibilidad, devoluciones, etc. Si no se especifica el tiempo máximo de envío ten en cuenta que la legislación europea lo fija en 30 días. Tras la compra, guarda la factura, los e-mails de confirmación del pedido y otros que hayas recibido para que en el caso de no llegue tu compra puedas utilizarlos.

¿Están aseguradas estas compras?

Lo primero que debes hacer es comprobar la política de la tienda online respecto a la responsabilidad de los envíos. Después comprueba con qué compañía o compañías de transportes trabaja la tienda online o qué método de envío utiliza, ya que no todas las opciones son igual de fiables. En cualquier caso, te recomendamos que selecciones un método que ofrezca seguimiento de envío.

Algunas formas de pago tienen garantías adicionales: existen pasarelas de pago que cuentan con un seguro de protección del comprador que ofrece coberturas si no recibes el pedido, si llega roto o defectuoso o si no recibes lo que pediste. Si la empresa te ofrece aparte la contratación de un seguro de envío, revisa bien las condiciones. Lo cierto es que hay compradores que no quieren pagar ese extra, pero si tienes que comprar en esa tienda en concreto porque no lo encuentras en otro sitio o porque el precio del producto merece la pena, es muy recomendable que asegures tu pedido.

Los mismos derechos que la compra presencial

Es importante tener muy claro que el comprador on-line tiene exactamente las mismas garantías que las que puede tener un comprador que visita una tienda física. Así que, si te ves en la situación de que tu compra no llega por las razones que sea, lo primero que tienes que hacer es ponerte en contacto con el vendedor a través de e-mail, formulario de contacto, teléfono o cualquier otra opción que encuentres en su web o en la factura del pedido. Si estos recursos no funcionan, puedes recurrir a la empresa que esté detrás del certificado de confianza de la web donde has realizado la compra, en el caso de que cuente con este tipo de distintivo. En el supuesto de que tengas que recurrir a la vía judicial, puedes contar con una protección extra para hacer frente a los gastos que pueda ocasionar la reclamación de daños a través de la cobertura que te ofrece tu seguro de hogar.

En cualquier caso, antes de realizar cualquier compra, te recomendamos practicar el conscious spending, una forma diferente de enfocar tu gasto poniendo el foco en lo que de verdad te importa, en lo que te hace feliz.

También te puede interesar…

FINEXIT, el escape room financiero
Si eres profesor, y quieres que tus alumnos se conciencien sobre la importancia del ahorro a largo plazo, lo que necesitas es PlayPension.